GUERREROS DE LUZ Y LA IMPORTANCIA DE SABER DECIR “NO”.

Las palabras más importantes en todos los lenguajes son palabras pequeñas. Por ejemplo: “Amor”, “Si”. Son palabras fáciles de expresar.

Sin embargo hay una palabra que nos resulta difícil de expresar: “No”.

Esa palabra, tiene fama de maldita, de egoísta y de poco espiritual, pues en ocasiones, al decir “sí” a los demás, uno se está diciendo un “no” a sí mismo.

Los guerreros de la luz, hombres y mujeres del común, con una misión específica en este plano materia, son personas que, en lugar de decir siempre “SÍ”, a veces, dicen un “NO” rotundo a todo lo que no vibra acorde con un determinado ideal de bondad y crecimiento.

Los guerreros de la luz se reconocen por la mirada. Están en el mundo, forman parte del mundo, y muchas veces son cobardes. No siempre actúan correctamente ni son valientes o hacen o dicen lo que se espera de ellos.

Los guerreros de la luz sufren por tonterías, se preocupan por cosas mundanas, y se cuestionan y de vez en cuando, se creen indignos de cualquier bendición o milagro. Se preguntan con frecuencia qué están haciendo aquí. Muchas veces encuentran que su vida no tiene ningún sentido.

Por eso son guerreros de la luz. Porque se equivocan. Porque preguntan. Porque continúan buscando un sentido. Pero, sobre todo, porque son capaces de decir “NO” frente a lo que resulta inaceptable. Los guerreros de la luz, nunca toleran lo inaceptable.

A menudo nos suelen tildar de intolerantes, y radicales, pero no está en nuestra naturaleza ser indiferentes ante las circunstancias, si estamos frente a una injusticia o una crueldad.

Yo, aunque haya pasado por todo lo que he pasado, jamás me he arrepentido de las dificultades por las que he transitado, porque fueron éstas justamente, me han dado la fuerza, para llegar adonde he querido llegar. Tengo en mi las cicatrices, que dan testimonio de lo que he vivido, y que para mí, son la recompensa de lo que he logrado. Son estas queridas marcas, las que van a recordarme siempre, quien fui y en lo que me he convertido.

Las cicatrices son un recordatorio necesario cuando luchamos, por nuestros deseos más profundos y cuando en ese transitar a lograrlo, debemos decirles: “NO” a todos y todo aquello que, a veces con la mejor de las intenciones, intenta estorbar el camino que nos conduce a nuestra meta.

“Perder” a alguien

A veces estamos separados de un ser querido por la muerte. En otras ocasiones, nos distanciamos o alguien decide distanciarse de nosotros.
¿Por qué estamos tan apegados y dependientes y sentimos que no podemos vivir sin las personas que amamos ? ¿Por qué perdemos nuestra concentración y la auto- confianza o no somos capaces de funcionar correctamente cuando perdemos a un ser querido ? Tal vez porque sentimos que no somos nada sin ellos.
Hay cosas que olvidamos …

  • Nos olvidamos que somos más que nuestros cuerpos y cuando la gente que queremos muere, en realidad termina estando más cerca de nosotros de lo que eran cuando estaban en sus cuerpos, ahora viven en nosotros a través de los recuerdos.
  • Nos olvidamos que nunca estamos solos y el Universo está dentro nuestro. Cuando estamos muy ansiosos, mentalmente podemos repetir ” Gracias”, o ” te amo . ” Agradeciendo y amando los pensamientos que nos hacen sentir solos, necesitados o dependientes, son formas de dejarlos ir y que les permite trascender más rápidamente.

NAVIDAD🌲 EN PAZ ☮️

En el mes de Diciembre todos quieren llegar rápido a todos lados, la gente corre, el mundo corre, y tu por añadidura corres también. Y no te das cuenta que el último tramo del año, que debería ser usado para sentarse en paz a agradecer todo lo aprendido, lo compartido, lo soltado y lo vivido, se pasa volando.

Te deseo que abras tu corazón para recibir el mes de los milagros, como se lo llama en ciertas culturas.

Que abraces mucho y más. Regales más “te amos” y “te quieros”, de esos que salen de las entrañas. Que hagas más pereza en la cama sin culpa, que jamás te vayas a dormir con enojo. Que cierres los ojos cada vez que te abracen y guardes en tu alma tu amor por cada ser amado, porque hoy, están. Que disfrutes cada cena, cada encuentro, que estés presente y vivas permanentemente en el PRESENTE. Que veas todo el camino recorrido porque a lo que falta, ya le llegará el momento, y la forma para transitarlo. Pero los días que queden de éste mes, aminora la marcha y anímate a vivirlos lejos del caos colectivo. Y verás que se pueden transitar en paz.
Te deseo que vivas con mucha gratitud y consciencia, y que puedas ver la vida con todo el amor posible, aún en el dolor. Y déjate maravillar, cuando la vida te responda.
¡Feliz Navidad!🎄☃️🎅🏼

Diálogo maestro.

—¿Estás segura que deseas encarnar en la Tierra?
—Totalmente. La decisión está tomada. Respondí.
—¿Eres consciente de los retos a los que te enfrentas?
—Nunca antes he encarnado en ese planeta, de modo que no lo sé. He sabido de conceptos que manejan llamados: “muerte, miedo”, “dolor”, “soledad” o “tristeza”, pero no sé lo que signifcan. El más curioso, es el de “muerte”… No alcanzo a comprender la idea de dejar de existir para siempre: eso es imposible, pero los humanos creen que es así. Sea como sea, mi alma desea “bajar” y experimentar todo eso, aportar mi luz y contribuir con mi ser al cambio de conciencia.
—Cuando estés allí abajo, limitada por el cuerpo físico que elegiste y preguntándote qué haces en ese lugar, no comprenderás nada… pues desde este estado de conciencia ni siquiera puedes intuir lo que implica experimentar la densidad y la limitación.
—Asumo el reto, respondí decidida.
—Entonces, si esa es tu voluntad, solo me queda desearte un feliz viaje por el mundo tridimensional y recordarte que estaremos contigo, desde esta dimensión, observándote y guiándote. Si consigues abrir tu corazón lo suficiente, tarea que no es sencilla, serás capaz de “escucharnos” y de percibir nuestras señales.
—¿Y cuál es la mejor manera de abrir el corazón?
—Hacerle caso. Escuchar tu voz interna. Dejarte llevar y soltar la resistencia a que las cosas en la tierra no sean como deseas… aceptarte, en definitiva, tal y como eres. Solo de esa forma podrás aceptar a los otros y honrar sus aprendizajes. La paz y el amor que surgirán en ti como consecuencia de esa aceptación te pondrán automáticamente en “contacto” con nosotros.
—De acuerdo, lo tendré en cuenta, respondí.
—No, por el contrario, lo olvidarás. Esas son las reglas. Tendrás que recordando a medida que tu cuerpo físico, ya contaminado de juicios, apegos y creencias negativas, crezca y se haga adulto. La luz de tu alma deberá emerger entre las tinieblas del temor, la desconfianza y la incomprensión. Pero tú, confía, amada nuestra: estamos seguros de que serás capaz de conseguirlo.
—¿Qué es eso?
—Es el vientre de tu madre terrestre.
Y ese pequeño embrión con extremidades que puedes ver en su interior es el cuerpo físico en el que vas a encarnar.
¡Buen viaje, alma estelar!

EL AMOR SOY YO

Haciendo balance de mi vida a nivel sentimental hoy recuerdo que intenté poseer un amor por miedo a perderlo. lo perdí por esconderlo. He sentido miedo. Expulsé de mi vida a personas que amaba. Y hoy aunque en su momento me arrepentí, ya no me aferro a lo que fue. Pasé muchas noches llorando hasta quedarme dormida y en otras, era tan feliz, que pensaba no poder cerrar los ojos y dormir. En su momento, creí en amores perfectos, y comprendí que nada lo es. Somos seres en constante evolución y aprendizaje. Amé a personas y me decepcioné y estoy segura de haber decepcionado a personas que me amaron. Unas veces por mentirme y otras por decir verdades, que resultaron dolorosas para quien las tuvo que escuchar.
Sonreí llorando lágrimas de tristeza, y lloré de tanto reír. Creí en personas que no lo merecían y dejé de creer en las que realmente lo merecían. Ya tuve ataques de risa cuando no debía. Extrañé mucho a alguien, pero nunca se lo dije.
Hablé cuando debía callar, y callé cuando debía hablar. Muchas veces dejé de decir lo que pienso para agradar a unos, y otras veces hablé lo que no debía para molestar. Me caí muchas veces pensando que no me levantaría, y me levanté muchas otras pensando que no caería otra vez Llamé a personas “amigos” para descubrir que no lo eran y a personas que nunca necesité llamarlas de ninguna manera, siempre fueron y serán especiales para mi. No siempre voy a acertar pero siempre voy a seguir mi corazón. No acepto que se encasille ni que se me force a ser lo que no soy, no me asuman igual, porque soy diferente. No sé amar a medias no sé vivir de mentira. Soy siempre yo misma, auténtica, verdadera, transparente, para siempre. Me gusto como soy y si yo te gusto así, bienvenido y bienvenida a mi vida.

Limpieza de fin de año

PARA TERMINAR EL AÑO, ¿NOS LIMPIAMOS UN POCO?

Estoy necesitando hacer una limpieza en mí interior y mi entorno. Tiraré algunos pensamientos indeseables. Lavaré algunos tesoros que estaban medio oxidados. Sacaré, del fondo del armario, unos recuerdos que no uso y no quiero más. Tiraré algunos sueños, algunas ilusiones, sonrisas que nunca dí, tiraré la rabia y el rencor y unas flores marchitas que están dentro de un libro que nunca leí. Miraré mis anhelos futuros y las alegrías que deseo y las pondré en una estantería, bien ordenaditas. Sacaré todo lo que llevo dentro que ya no necesito y lo iré poniendo en el suelo: Sueños inconfesables, decisiones equivocadas, errores sentimentales, pasiones escondidas, deseos reprimidos, heridas del alma, dolores,
angustias y miedos. Las tristezas por la ausencia de los que trascendieron. Recuerdos de días tristes. Pero también volveré mis ojos a otras cosas que aún quiero conservar que para mí son muy bonitas: la dicha de poder oír los pájaros cantando en mi ventana cada mañana. La luna, las puestas de sol y los amaneceres. Hoy de manera definitiva saco de mi vida todo lo que me hirió. Tomo las palabras de rabia y de dolor que estaban en mi interior y las desecho en éste mismo instante. Y otras cosas que aún me quedan pendientes por sanar…sé con total certeza que me desharé de ellas. Guardaré lo que es más importante: el amor, la alegría, las sonrisas, los anhelos, los sueños, la esperanza, la confianza y la Fe, para los momentos en que más la necesite. Recojo con ternura y gratitud todo el amor que me ha sido dado, dejo a la vista, mis más profundos anhelos para no olvidarlos. Colocaré en un sitio especial de mi ser, los recuerdos más lindos de mi infancia, mis antiguas fotografías, mis dibujos coloreados, y a Nieves, la muñeca de color que me regalaron a mis 15 años. En mi mente quedarán las imágenes de mi juventud, el mismo deseo que pido por mi cumpleaños desde hace muchos años, experiencias difíciles y otras placenteras que me enseñaron a fluir y a aceptar y mi gran capacidad de amar, de ayudar, de reconfortar, y la infinita gratitud por las hermandades y amistades y principalmente, la facultad de recomenzar.

Confío y fluyo

Confío plenamente y fluyo con las expriencias que forman parte de mi vida, pues ellas me brindan lo que necesito. Confío en que mis procesos, me llevan siempre a mi mayor bienestar.

Expansion y Alegría

Éste es un momento para la humanidad gran de expansión y alegría aun cuando las circunstancias vívidas en los anteriores dos años, demuestren aparentemente lo contrario. La vida se puede vivir con paz y alegría si así lo decretamos.Solo tenemos que dejar emerger nuestra esencia y permitirnos ser lo que ya somos y lo que ya es. Estamos presenciando la creación de una nueva sociedad. Quizá haya algún que otro inconveniente, quizá los pasos que damos no vemos que son para avanzar y estamos cansados, pero no hay vuelta atrás. Todo está escrito, y nos corresponde a nosotros manifestar.

El antiguo camino del corazón.

Se habla del sanar y el despertar espiritual, de la alegría sin causa, de la claridad y de la paz como los frutos inevitables del viaje interior. No se menciona tanto, sin embargo, la decepción del despertar que podríamos encontrar a lo largo del camino. En la prisa por convertir lo negativo en positivo, en manifestar todo lo que ‘queremos,’ y en todo lo que hacemos para entrar en un estado permanente de ‘felicidad,’ olvidamos que no hay oscuridad sin luz y viceversa y es justo dentro de esas fases profundas que somos invitados a conocer la totalidad de lo que somos, que incluye el movimiento de la separación y la unión, y la totalidad de lo que significa ser un ser de luz encarnado en humano. Como Jung tan conmovedoramente nos recuerda, no nos volvemos iluminados por “imaginar figuras de luz, sino haciendo consciente la oscuridad.” Es importante asumir que no queremos volver a lo que hemos evitado durante tanto tiempo. El antiguo “YO”, nunca volverá a ser lo que era a pesar de los miedos, y sueños que se crean inalcanzables, porque está emergiendo en el aquí y el ahora una fuerza que supera lo desconocido. Es el AMOR, que da sentido, al viaje sin esperanza, y va a permitir que sea iluminada dentro de nosotros una chispa que nos hará ver que somos finalmente capaces de entrar en un mundo más allá de nuestra imaginación. A través de nuestro compromiso de permanecer en el mundo energético, llegaremos a la conclusión de que éste transitar es una bendición, y que estamos totalmente guiados, acompañados y protegidos. Mientras lo transitamos juntos, encontremos una manera de abrazar tanto la alegría *como a la angustia del despertar espiritual, y daremos testimonio de la sabiduría que brilla desde nuestra experiencia inmediata, ya sea que aparezca como tristeza, felicidad, desesperación o gran alegría. Es cierto que la gracia aparecerá tanto en las formas dulces como en las dolorosas, pero independientemente de su manifestación particular, sigue siendo gracia, enviada por los seres de luz, para abrirnos a la radiante plenitud del ser. Haz todo lo que puedas para ayudar a los demás en su camino. Nunca subestimes tu poder transformador a través de la palabra y del gesto, del abrazo y del regalo más preciado que tienes para ofrecer al mundo: el amor y la luz de tu presencia.

A Fluir

Hoy la invitación es a cerrar ciclos.
Cuando algo en nuestra vida nos indica que algo se ha transformado, digamos adiós en paz, pues es lo más sano para nuestra alma. Cuando las relaciones de cualquier índole, cambian, no hay que hacer resistencia. Nada podrá hacerse porque lo que nos unía, simplemente se ha transformado. Por ello, aceptemos fluir con esa invitación de la vida a soltar, a dejar ir. Agradezcamos el haber vivido junto a ese amad@ Ser, momentos hermosos, compartiendo alegrías, haciendo de lado muchas veces diferencias para que se unieran nuestros espíritus, pues somos seres distintos. Ahora permitámonos fluir porque energética y espiritualmente ya no estamos juntos aunque lo estemos físicamente. Si no fluimos y liberamos, viviremos en la soledad acompañada. No tendremos un solo momento de tranquilidad y estaremos permitiendo que se nos escape nuestra energía vital a través del dolor y la tristeza. No nos aferremos a nada ni a nadie. Pues nada ni nadie nos pertenece. Ni siquiera nosotros nos pertenecemos. Somos producto de la Creación. Por ello… A fluir se dijo!